jueves, 3 de agosto de 2017

Lenín Moreno y sus famosos diálogos


El Ecuador está en proceso de desestabilización política por grupos de ultra derecha que quieren tomar el poder popular y cambiarlo por el poder de las élites por medio de pactos y prebendas de un gobierno "generoso" que está repartiendo las áreas estratégicas a políticos muy conocidos por el pueblo ecuatoriano, que en el pasado fueron rechazados y echados del poder por corruptos.

El Mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, llegó al poder por medio de un discurso de izquierdas ofreciendo la continuidad de un proceso político revolucionario que transformó el Ecuador en diez años, que el ex-presidente Rafael Correa lo llamó 'la década ganada'. 

Sus famosas siete mesas de diálogos empezaron cuatro días antes de cumplir el primer mes de su gobierno, por medio de un decreto ejecutivo para “institucionalizar el diálogo social”. 

Se esperaba que ese diálogo fuera con las clases populares y no con sus enemigos políticos, que en campaña lo denigraron y vilipendiaron.  

Para justificar esos "diálogos", Moreno Garcés decía: el “Diálogo Nacional Social” será el “mecanismo para la generación de acuerdos en la construcción de políticas, programas, proyectos y otros instrumentos que mejoren la gobernanza y gobernabilidad”. 

Días después de esos diálogos, empezó el malestar en las redes sociales que criticaban la actuación de Lenín Moreno de dialogar con personas que llevaron al Ecuador a la más monstruosa debacle económica que causó una migración de miles de ecuatorianos al exterior como refugiados, causando dolor y llanto a sus familiares.

Se ha descubierto que los famosos "diálogos" de Lenin, no eran para llegar a consensos y concertación, o 'pacificar' el Ecuador, eran para repartir áreas muy sensibles que demandan gran trabajo y honradez, como las aduanas, las eléctricas y otras áreas que generan y le ahorran divisas al Ecuador.

Por otra parte, el ex presidente Correa ha instado a sus coidearios de Alianza País, que tomen acción contra Lenin que está repartiendo el país, que tanto costó reconstruirlo, a grupos de poder que destruyeron el Ecuador y amenaza con desafiliarse del partido que el mismo creó y formar otro movimiento. 

Al retirar todas las funciones al Vicepresidente Glas, por decreto, Lenín Moreno ha entrado en un camino sin salida. Rodeado de asesores oligárquicos que lo presionan por mandato de sus jefes para que se afloje más y termine repartiendo hasta su propio puesto y consolidar el poder absoluto una clase despreciable que llevó a los ecuatoriano a la más grande miseria desde los ochentas hasta el 2007.

Un nuevo Plan Cóndor recorre América Latina para desestabilizar gobiernos que trabajan para la clase abandonada por las oligarquías locales corruptas con grandes cantidades de dinero en paraísos fiscales para evitar pagar impuestos, un delito que se castiga con cárcel en países civilizados, pero en Ecuador no pasa nada. 

Lenín Moreno, el hombre de la silla de ruedas, el Ironside ecuatoriano, el icono de los corruptos; las generaciones venideras lo recordarán como el hombre mas peligroso de los ecuatorianos.

Por José Cevallos

https://twitter.com/corcelbayo  Twitter