martes, 4 de julio de 2017

Travesía mortal de migrantes por el Mediterraneo deja desde, enero 2017 hasta la fecha, 2.247 muertos



En 2016, más de 3.800 migrantes murieron en las aguas del Mar Mediterráneo según declaraciones del portavoz de Acnur, William Spindler. Este años 100.000 refugiados han hecho el viaje de la muerte procurando llegar a Europa, convirtiendo al Mediterráneo en la sepultura de 2.247 personas hasta la fecha.

La migración no para, desde enero hasta julio de este año, más de 85.000 personas llegaron a Italia, Grecia y España viajando en embarcaciones no aptas para una larga travesía, en barcos raquíticos, dijeron este martes las Naciones Unidas.  

Más de 270 también desembarcaron en Chipre, dijo la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU.

Los números muestran una tendencia hacia la baja en comparación con las 231.503 personas que hicieron el cruce a Europa el año pasado.

La marca de 100.000 fue aprobada en febrero de 2016, pero en ese momento la mayoría de los migrantes y los refugiados estaban cruzando de Turquía a Grecia y un acuerdo de la UE con Ankara efectivamente detuvo ese movimiento después de ser firmado en marzo.

Italia ha sido el destino final de casi el 85 por ciento de las personas que cruzan a Europa. Roma acogerá el jueves una reunión de ministros de asuntos exteriores europeos y africanos para abordar la crisis.

Italia ha estado presionando para que más países europeos abran sus puertos para los barcos de rescate, mientras que el jefe de la OIM, William Lacy Swing, apeló el jueves a más apoyo para Italia.
"La recepción de inmigrantes rescatados no puede considerarse un problema sólo para Italia, sino una cuestión para Europa en su conjunto", dijo en un comunicado.

La situación de Italia para acoger más refugiados ha sido debatido por la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados y ha advertido que Italia no puede seguir absorbiendo a las decenas de miles de migrantes y refugiados que aterrizan en sus costas por su cuenta.

Sólo unos 20.000 han sido reubicados de Italia y Grecia bajo el esquema, mientras que Hungría, Polonia y la República Checa se han negado rotundamente a participar.

"No es sostenible, necesitamos que otros países se unan a Italia y compartan esa responsabilidad", dijo el lunes Vincent Cochetel, enviado especial de la agencia para el Mediterráneo central.

La migración no se detendrá mientras haya guerras y tentativas de guerras en Medio Oriente y la inestabilidad en el norte de África. 

Por José Cevallos

NOTIMUNDO