domingo, 7 de mayo de 2017

Puerto Rico declarado una isla insolvente


Puerto Rico está atrapado en una deuda que no puede pagar y ha sido declarado como un país insolvente. Su deuda asciende a 123.000 millones de dólares, según un informe de The New York Times, que está afectando a la entera sociedad puertorriqueña que cada día ve mermados sus ingresos. Negocios cerrados por quiebra, en un panorama sombrío que hace recordar con lo que algún día dijo Rafael Hernández Marín en su canción “lamento borincano”.

Puerto Rico se ha endeudado más de la cuenta con una deuda que supera su PIB, y tiene pocas probabilidades de recuperarse a corto plazo por ser un estado libre asociado a EE.UU., y no cuenta con la autonomía necesaria para tomar decisiones sin el gobierno federal en Washington.

Según un especialista, "Puerto Rico cuenta con la mitad de las herramientas económicas que tiene un país soberano. En los países existe un Banco Central, un ministro de Finanzas, una moneda. En la isla hay un secretario de Hacienda pero el resto lo maneja la Reserva Federal de EE.UU.".

El gobierno planea medidas de austeridad en los próximos meses que golpearán a los maestros especialmente duro. El viernes, el secretario de Educación de Puerto Rico anunció una propuesta para cerrar 184 escuelas. Los maestros pueden ver sus horas cortadas por dos días al mes, así como tarifas cada vez mayores y facturas de agua y electricidad.


Los puertorriqueños previendo una brutal medida de shock empiezan a desplazarse en éxodo masivo a la Florida, mientras el Gobernador Ricardo Rosselló, está de acuerdo que la isla pase a ser el estado 51 de EE.UU. 

Puerto Rico no contará con ninguna ayuda económica ni rescate de la Administración Trump, porque el magnate se negó a ello durante la campaña electoral. Los Estados Unidos decidió cambiar su estatus y eliminar sus privilegios fiscales hacia la isla caribeña que le beneficiaban y permitían que grandes compañías estadounidenses invirtieran allí. Tuvieron que pedir préstamos y emitir deuda, lo que ha agravado la situación.

Una gran deuda para un pequeño país. ¿Podrá Puerto Rico salir de su crisis sin comprometer la otra mitad de su soberanía?

Por José Cevallos

NOTIMUNDO

.