lunes, 13 de febrero de 2017

Refugios para sobrevivir a un apocalipsis nuclear


La construcción de Bunkers para mega ricos que quieren sobrevivir a un evento cataclísmico nuclear, es cada día el negocio más floreciente. La amenaza de una guerra nuclear y el deseo de provocarla por parte de las potencias nucleares, ha llevado a tomar precauciones a un grupo selecto de multimillonarios estadounidenses y alemanes, comprando lujosos Bunkers que pueden albergar hasta 6.000 personas y disfrutar de las comodidades que ofrecen esos refugios. 

Pueden resistir ataques nucleares, químicos, tsunamis y terremotos, hasta le garantizan la posibilidad de recobrar su ADN y repoblar la tierra después de un evento apocalíptico. Otros están buscado refugios en ultramar, en los rincones del Pacifico, donde no huelan a quemado porque les causa indigestión. 

En estos momentos la humanidad está librando una batalla de supervivencia contra las potencias occidentales que quieren causar su tragedia. En un discurso en el parlamento británico, Theresa May dijo que está dispuesta apretar el botón nuclear si era necesario y causar la muerte de 100.000 personas inocentes, entre ellos mujeres y niños, según lo cita 'The Guardian'. Con esa mentalidad psicópata gobiernan al mundo en su loco afán de reducir población mundial a la mitad. 

Para reducir población a esa escala, tendrán que provocar una guerra nuclear; los acontecimientos recientes  en los Balcanes, la intervención y la provocación de la OTAN que apunta a Rusia, es una clara señal que quieren desencadenar una guerra global. Por otro parte, Donald Trump dijo que daría una respuesta nuclear a Kim Jong-Un, si continuaba desarrollando misiles de largo alcance equipados con cabezas nucleares que ponen en peligro a Corea del Sur, su aliado. 

Parece que Kim no teme a la advertencia de Trump y ayer probó con éxito el lanzamiento de otro misil, agravando la paz precaria que existe en el mundo.

Los multimillonarios saben que la paz pende de un hilo y están buscado refugio para sobrevivir de una guerra nuclear, y se están poniendo a buen recaudo.

Mientras los ricos están a construyendo bunkers para sobrevivir, a los pobres le están construyendo sus tumbas.

Por José Cevallos

Notimundo