lunes, 16 de enero de 2017

Drogas y deportes mala fusión





La meta de casi todos los deportistas es llegar a la cima de la fama y ganar mucho dinero. Este deseo los impulsa a recurrir al uso de esteroides anabolizantes e incrementar su volumen corporal y su masa muscular en un plazo mucho menor y usar estimulantes para mejorar su rendimiento. 

En Europa hay leyes que penalizan a los que prescriben este tipo de medicamentos, como dice la Ley Orgánica 1/2015 del Código Penal de España: “los que, sin justificación suministren, administren, ofrezcan o faciliten a deportistas federados no competitivos, que practiquen el deporte por recreo, o que participen en competiciones… pongan en peligro la vida o la salud de los mismos, serán castigados con seis meses a dos años de prisión…”. ¿Quiénes presionan a los deportistas para que consuman asteroides y drogas más fuertes? no podemos culpar a la dirigencia deportiva, pero sí podemos culpar al alto rendimiento que exigen las grandes competiciones y el deseo de los deportistas de ser los mejores.

El uso de estimulantes

Los estimulantes están compuestos exclusivamente por tres drogas:  Anfetamina, Dextroanfetamina y Metafina. Cuando estas se toman, se produce una reacción inmediata, acelera el ritmo cardíaco y aumenta la presión arterial. Se cree que el oxígeno llega más rápido al músculo y se eliminan los productos de deshecho, pero no es cierto, esto lo que provoca es: insuficiencia renal, úlceras trastornos en el pensamiento, carencia de vitaminas, arritmia cardíaca y ataques cardíacos, entre otros daños.

No son pocos los futbolistas que han caído muertos en estos últimos años en los estadios y siempre el dictamen de su fallecimiento es el mismo: falla cardíaca.

Si eres un futbolista profesional de élite seguramente habrás pasado por esta experiencia, tu manager te obliga a que rindas más y tendrás que presionar a tu cuerpo para que resista estos estimulantes, después de todo, eres una máquina de hacer dinero para ti y para tus ‘dueños,’ y no puedes evitarlo.

Los deportistas de alta competitividad siempre estarán expuestos al uso de drogas ilegales y muchos jugadores han caído bajo el consumo de drogas como cocaína y heroína, y han quedado atrapados sin salida. 

Las drogas no solo están en los deportes, están en todo lugar y forman parte de un negocio muy rentable que va dirigido a niños, jóvenes y adultos; los capos de la droga tienen sus agentes vendedores en todo el planeta, si no fuera así, su negocio quebraría. Seas deportista o no, alguna vez tendrás que enfrentarte a la petición sutil 'pruébala, no te pasará nada', propio de una sociedad enferma.

Por José Cevallos

NOTIMUNDO