martes, 27 de diciembre de 2016

Duterte golpea a EE. UU. y la iglesia católica por no ayudar en la guerra contra las drogas

Presidente reprende a los críticos por centrarse en las muertes de sospechosos de drogas mientras ignora el flagelo de la adicción y el tráfico de drogas.


DAVAO CITY - El presidente Duterte dijo el martes que los EE.UU. y la Iglesia Católica sólo eran buenos para criticarlo, pero en realidad nunca han ayudado en lo que respecta a la guerra contra las drogas.

Duterte dijo que Estados Unidos sólo era bueno si se trataba de la seguridad de sus ciudadanos, citando como ejemplo la invasión a Panamá entre mediados de diciembre de 1989 y finales de enero de 1990 porque el gobierno de Noriega supuestamente toleraba las drogas.

"Panamá fue el proveedor original de drogas de Estados Unidos, no México", dijo.

Pero Duterte dijo que cuando se trata del problema de las drogas en Filipinas, cuando cuatro millones de filipinos han caído en la adicción a las drogas, Estados Unidos ha sido miope y sólo se ha centrado en los llamados asesinatos extrajudiciales.

Dijo que la Iglesia Católica también ha estado así, siempre criticando pero nunca ayudando a resolver el problema.

"Sólo son buenos para pedir dinero", dijo mientras se burlaba de los sacerdotes sobre la recaudación de donaciones en efectivo durante la misa.

A continuación, el Presidente desafió a los sacerdotes a ayudar abordar el problema de las drogas predicando en áreas infestadas de drogas en lugar de criticar la campaña del gobierno.

Duterte también repitió su negativa anterior de que los asesinatos fueron patrocinados por el estado.

Dijo que en las operaciones de la policía, los vendedores de droga se le dio de baja porque habían presentado batalla al operativo policial.

"Les he estado diciendo (las autoridades) que son superados en armas", dijo el presidente en lengua Visayan.

Pero agregó que en el caso de los grandes vendedores, ya no tienen que pelear.


"Voy a llamar a un sacerdote para que administre los últimos ritos", dijo Duterte, agregando que no podía tolerar las drogas. SFM


Fuente: INQUIRER.NET - Traducido al español y distribuido en las redes sociales