lunes, 7 de noviembre de 2016

Ould Cheikh Ahmed: Yemen está al borde del abismo

Un enviado de la ONU advierte de una situación de salud "muy peligrosa" con 2.200 casos sospechosos de cólera en medio de una brutal guerra civil de 20 meses.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que al menos 7.000 personas han muerto en la guerra civil de 20 meses en Yemen y el enviado de paz de la ONU advierte que el país se tambalea al borde del abismo.

En un comunicado publicado el lunes, la OMS dijo que "que unas 7.070 personas habían muerto y más de 36.818 heridos" desde del 25 de octubre, con otros 21 millones de personas que necesitan urgentemente servicios de salud.

Más de la mitad de todos los establecimientos de salud en todo el país han estado cerrados o sólo funcionaban parcialmente en medio de una "escasez crítica" de médicos, dijo.

En declaraciones a los reporteros en la capital Sanaa, el enviado de la ONU, Ismail Ould Cheikh Ahmed, lamentó la violencia devastadora y reiteró los llamamientos para poner fin a los enfrentamientos.

"La gente se está muriendo ... la infraestructura se está cayendo a pedazos ... y la economía está al borde del abismo", dijo.

Arabia Saudita, junto con una coalición de otros estados árabes, intervino en Yemen en marzo de 2015 en apoyo del gobierno del presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi después que los rebeldes Houthi tomaron la capital.

Desde entonces, la coalición ha sido culpada por varios ataques a centros médicos - incluyendo algunos dirigidos por el grupo de ayuda internacional Médicos sin Fronteras (MSF) escuelas, fábricas y hogares, que han matado a decenas de civiles.

El mes pasado, al menos 140 personas murieron y más de 500 resultaron heridas cuando varios ataques aéreos apuntaron a una recepción fúnebre en la capital.

El ataque del 8 de octubre provocó una protesta internacional y fuertes críticas, incluso de los aliados occidentales más cercanos de Arabia Saudita.

Un informe reciente publicado por el Yemen Data Project, un grupo de investigadores de seguridad y derechos humanos, dijo que más de un tercio de los ataques aéreos de la coalición golpearon sitios civiles, incluyendo escuelas, hospitales y mezquitas.

De los más de 8.600 ataques aéreos que examinó, el informe encontró que 3.577 fueron catalogados como golpes a sitios militares y 3.158 a no militares, mientras que 1.882 ataques fueron clasificados como desconocidos.

El enviado de la ONU instó a la coalición árabe que controla el espacio aéreo de Yemen a permitir vuelos comerciales dentro y fuera del aeropuerto internacional de Sanaa para evacuar a los heridos.

La coalición, sin embargo, ha argumentado que los rebeldes usarían el aeropuerto, completamente bajo su control, para transportar armas.

Las organizaciones internacionales también han advertido en las últimas semanas de una propagación de la enfermedad y las crecientes tasas de malnutrición en el país.

Ould Cheikh Ahmed advirtió de una situación de salud "muy peligrosa" con unos 2.241 casos sospechosos de cólera.

La ONU ha confirmado 71 casos de la enfermedad, que se transmite a través de agua potable contaminada y provoca diarrea aguda.

Los intentos del enviado de la ONU de persuadir a todas las partes de comprometerse a un alto el fuego y reanudar las conversaciones de paz han fracasado.

Ould Cheikh Ahmed instó a los rivales a "hacer algunas concesiones" y defendió un plan de paz que presentó el mes pasado.

El mediador, que había estado discutiendo su propuesta con los rebeldes desde el jueves, se dirigía a Riyadh para encontrarse con Hadi.

La agencia de la ONU para los refugiados estima que más de 2.4 millones de yemenitas han huido de sus hogares a otras partes del país y 120.000 han solicitado asilo en otros países, entre ellos Djibouti y Somalia.

Fuente: AlJazeera y Agencias - Traducido al español y compartido en las Redes Sociales