miércoles, 5 de octubre de 2016

Si Rusia gana Alepo es el fin de la hegemonía estadounidense en Oriente Medio

El lunes, cumplió una semana la amenaza de suspender las conversaciones bilaterales con Rusia sobre la crisis de Siria por la administración de Barack Obama. ¿Se están desatando los perros de guerra?

Los aviones espía estadounidenses son vistos frecuentemente en el Mediterráneo oriental y el Mar Negro sobre bases rusas, especialmente en Tartus y Hmeimim Syria. Aunque parezca absurdo, pero las tensiones son palpables.

Rusia ha desplegado el sistema antimisiles SA-23 y el antiaéreo Gladiador en Siria, primer despliegue de este tipo fuera de Rusia. Los analistas occidentales ven como paso preventivo para contrarrestar cualquier ataque con misiles de crucero estadounidense. Rusia toma las precauciones.

El Ministerio de Defensa de Moscú dijo que el despliegue pretende "proporcionar protección a las instalaciones de la logística naval en Tartus y el grupo de trabajo de la marina de guerra de Rusia".

Factores de Moscú en aquello que los EE.UU. puede utilizar algunos grupos rebeldes para asegurarse que "bolsas de cadáveres de soldados" rusos sean enviados a Moscú, como amenazó explícitamente el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, John Kirby la semana pasada. Moscú sospecha del lado estadounidense que el ataque con misiles contra la embajada rusa en Damasco, por "británicos y ucranianos que torpemente ayudaron a los estadounidenses", dijo un comunicado de Rusia en Nueva York el martes.

De hecho, las pasiones son muy altas. Podría haber varias decenas de agentes de inteligencia occidentales infiltrados con los grupos rebeldes en el este de Alepo. Esto es una cosa casi segura.

Claramente, el punto de inflexión se alcanza cuando los EE.UU. y sus aliados occidentales llevaron a cabo un ataque aéreo feroz en la base del ejército sirio en Deir Ezzor que duró una hora y mató a 62 soldados del gobierno. La explicación de Estados Unidos de que eso fue por error perdió credibilidad, porque dentro de la hora del ataque aéreo, los grupos extremistas de al-Qaeda siguieron con el ataque por tierra como si actuaran en tándem (Bicicleta de dos pedales).

La confianza en consecuencia se ha roto, se ha venido en picada. Los rusos están convencidos de que los EE.UU. no estaban realmente interesados en la separación de los grupos "moderados" de extremistas pesar de las repetidas promesas, porque Washington considera que el uso de afiliados de Al-Qaeda, resultan ser la única fuerza de combate capaz de empujar la "agenda de cambio de régimen en Siria.

Dicho de otra manera, los rusos se inclinan a estar de acuerdo con lo que Teherán ha estado diciendo todo el tiempo. Moscú, por lo tanto, cambió de rumbo y pone sus recursos detrás de las operaciones de Siria para capturar la estratégica ciudad de Alepo. La campaña militar está a la vista de la victoria.

Es decir, al menos que haya una intervención de Estados Unidos en los próximos días para inclinar el equilibrio militar en favor de los grupos extremistas que están atrapados en los distritos del este de Alepo con líneas de recorte de suministro para los refuerzos.

El principal objetivo del ataque múltiple de las fuerzas gubernamentales, apoyados por unidades de crack y la milicia chií Hezbolá, es desde el sureste de Alepo con bombardeos aéreos masivos de Rusia y un contingente de una brigada fuerte según los informes, posicionándose en la parte trasera para reforzar el ataque principal, si surge la necesidad.

Los rusos controlan también el Castello Road que conduce al norte hacia la frontera con Turquía, que fue la última ruta restante para el suministro de los bolsillos de los extremistas rebeldes en el este de Alepo.

Sin perspectivas de conseguir refuerzos, frente a ataques aéreos y terrestres incesantes desde el norte y el sur, los rebeldes están empezando a sentir una batalla desesperada de desgaste.

El punto es que, con la caída de Alepo, la guerra de Siria se convierte en operación militar residual de facto para purgar el al-Qaeda afiliados al-Nusra Frente Jubhat de las provincias de Idlib, así, lo que significa que las fuerzas del régimen podrían asegurar el control sobre la totalidad de las regiones pobladas de Siria, todas las principales ciudades y toda la costa mediterránea. En pocas palabras, la guerra termina con el presidente sirio, Bashar al-Assad, cómodamente instalado en el poder.

El espectro de la "victoria total" de Assad persigue Washington. En él se explica la cadena de declaraciones insultantes contra Moscú, revelando un alto nivel de frustración.

En teoría, Obama puede ordenar ataques con misiles contra las fuerzas del gobierno sirio victoriosos. Pero eso será como echar aceite sobre el fuego. El sábado, el Ministerio de Defensa de Rusia advirtió al Pentágono que cualquier intervención militar de Estados Unidos para eliminar Assad daría lugar a "terribles cambios tectónicos" en toda la región.

La amenaza se dejó vagamente en suspendida en el aire. Pero el domingo, el poderoso asesor sobre asuntos exteriores del líder supremo de Irán, Ali Akbar Velayati, fue más o menos contundente, advirtiendo a Washington que cualquier intervención directa de Estados Unidos sería una "acción suicida" y llegará a ser la tercera derrota  militar" (americana) en la región después de Afganistán e Irak, y será una derrota más fuerte ".

Sin embargo, si Obama decide en contra de la opción de la guerra, otras tres razones también se puede atribuir. Uno, las ecuaciones de Washington con Ankara y Riad son sumamente inciertas en este momento y do, los aliados regionales son socios clave en Siria.

Las relaciones turco-estadounidenses siguen siendo volátiles, no sólo por el intento de golpe en julio, sino también por la alianza de EE.UU. 'con kurdos turcos y las crecientes sospechas sobre su propósito en Siria.

Por otra parte, Riad está reflexionando sobre la mejor manera de beber del cáliz de veneno que el Congreso de Estados Unidos ha preparado para el rey Salman en la forma de que las víctimas del  9/11 cobren la factura a los sauditas.

El presidente Recep Erdogan, es poco probable que apueste a otra confrontación con Rusia cuando los intereses legítimos de Turquía en Siria pueden estar asegurados mediante el trabajo en conjunto con el presidente Vladimir Putin en la mesa de negociación.

De hecho, Putin estará de visita en Ankara en breve. El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif también visitó Turquía la semana pasada.

Por encima de todo, los turcos son realistas y su excelente aparato de inteligencia dentro de Alepo habría vuelto a informar que la caída de la antigua ciudad es un hecho consumado.

Tercero, lo más importante, Obama es poco probable que conduzca a su país en la zona de guerra viciosa y sin ningún objetivo bien definido para darse cuenta cuando el telón se le venga abajo sobre su presidencia. En el estado actual de la situación, Assad se interpone entre el oeste y el diluvio.

Pero lo que irrita es que la victoria de Rusia en Siria marca el final de la hegemonía occidental en el Medio Oriente, y los historiadores están obligados a singularizarla como los que definen el legado de política exterior de la presidencia de Obama.

Ciertamente, los rusos no pueden sino percibir esto. Moscú podría en algún momento ofrecer una estratégica de salida para salvar la cara, pero sólo después de la captura de Alepo.

Después de todo, realmente no hay prisa de aquí a enero de salvar los lazos entre Rusia y los Estados Unidos. El paradigma trágico es el más evocado por citar líneas de Omar Khayyam - "El movimiento del dedo escribe, y, habiendo escrito, se aleja".

Los escombros de los lazos de Rusia con los EE.UU. se encuentra por todas partes y nadie sabe por dónde empezar la limpieza. Las cosas tienen física Cuando Obama llamó autoridades del Kremlin como "bárbara" en lo que se refiere de Alepo.

El lunes, Moscú explicó su decisión de suspender la cooperación en la eliminación del exceso de plutonio (que podrían ser utilizados para fabricar armas nucleares) debido a una "la aparición de una amenaza para la estabilidad estratégica y como resultado de acciones hostiles" de los EE.UU..

Sin embargo, esa fue también una decisión de Moscú que pudo haberla diferido hasta que Obama salga de la oficina. Después de todo, significó la suspensión de la única iniciativa de seguridad nuclear ruso-estadounidense llevando el visto bueno de Obama.

Moscú no pudo resistirse a desenmascarar al Nobel que se comprometió a garantizar el "compromiso de Estados Unidos para buscar la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares", pero en realidad han mejorado el papel de las armas nucleares en la estrategia de seguridad de los Estados Unidos.

Fuente: RUSSIA INSIDER - Traducido al español y distribuido gratuitamente