lunes, 18 de julio de 2016

Theresa May no duda en decir que mataría '100.000 hombres, mujeres y niños' con ataque nuclear

Los primeros ministros anteriores han evitado contestar la pregunta hipotética de si presionarían alguna vez el botón nuclear



Theresa May, ha declarado sin dudar, que  ordenaría un ataque nuclear y matar a cientos de miles de personas si ella cree que fuera necesario.

La primer ministro dio una respuesta contundente durante un debate parlamentario sobre la renovación del programa de armas nucleares Trident, que muchos sospechan que fue puesto en escena por el gobierno para el único propósito de llamar la atención sobre la brecha entre Jeremy Corbyn y una mayoría de parlamentarios laboristas.

La sra May fue desafiada por el SNP de George Kerevan, quien le preguntó: "¿Está usted preparada para Autorizar un ataque nuclear que podría matar a cientos de miles de hombres, mujeres y niños"?

La Sra May respondió con una sola palabra: "Sí".

También le dijo a los parlamentarios que sería "un acto de gran irresponsabilidad" para el Reino Unido desechar sus armas nucleares y acusó a sus opositores ​​del sistema de misiles Trident del Reino Unido de ser "los primeros en defender los enemigos del país."

Los primer ministros anteriores han evitado responder a la pregunta hipotética de si alguna vez pulsarían el botón nuclear. Sir Geoffrey Howe, que fue ministro de Asuntos Exteriores en los últimos años de la Guerra Fría, dijo que era una pregunta que el primer ministro nunca debía responder directamente.

Pero la Sra May sabía que el líder del trabajo estaba dispuesto a declarar su posición, que es lo contrario al de ella. Sin ser preguntado, Jeremy Corbyn ofreció la declaración de que "yo no tomo la decisión que mata a millones de personas inocentes."

Y agregó: "No creo que la amenaza de asesinato en masa es una forma legítima de las relaciones internacionales."

La decisión de organizar la votación del lunes fue hecha por David Cameron, que estaba sentado tres filas atrás sin decir nada, mientras que su sucesor se dirigió a los Comunes.

Oficialmente, se pide al Parlamento acordar un gasto de hasta alrededor de £ 30 mil millones para la renovación de los cuatro submarinos Trident que están equipados con misiles y cabezas nucleares. Cada hora del día o de la noche, siempre hay un submarino patrullando el mar.

Los Trident fueron comprados originalmente a los EE.UU. por Margaret Thatcher como último recurso de defensa  en caso de que los ejércitos del antiguo Pacto de Varsovia, que fue disuelto en 1989, invadieran a Europa.

Desde 1989, ha sido la política oficial del Partido Laborista de apoyar la retención de Trident, al que Jeremy Corbyn, se opuso constantemente como Diputado del último asiento.

 Anunció que votaría en contra de Trident de nuevo, pero a medida que hablaba, fue interrumpido constantemente por diputados laboristas que exigían que defendiera la tesis del partido en lugar de dar su propia opinión. Su respuesta fue que hay una revisión de la política de defensa laboral realizada por el recién nombrado Ministro de Defensa, Clive Lewis

Fuente: The Independent - Traducido al español y distribuido gratuitamente