lunes, 20 de junio de 2016

Récord de 65,3 millones de personas fueron desplazadas el año pasado


Un récord de 65,3 millones de personas fueron desarraigadas en todo el mundo el año pasado, muchos de ellos huyendo de las guerras sólo para enfrentarse a las barreras de la xenofobia y leyes más duras a medida que llegan las fronteras, según la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, dijo el lunes.

La cifra, que pasó de 59,5 millones en 2014 y en un 50 por ciento en cinco años, significa que 1 de cada 113 personas en el planeta ahora es un refugiado, solicitante de asilo o desplazados internos de sus países de origen.

Los combates en Siria, Afganistán, Burundi y Sudán del Sur ha impulsado el último éxodo, con lo que el número total de refugiados a 21,3 millones , la mitad de ellos niños, según ACNUR en su informe "Tendencias Globales" con motivo del Día Mundial del Refugiado.

"Los refugiados y los migrantes que cruzan el Mediterráneo y llegan a las costas de Europa, el mensaje que ellos llevan es que si no resuelven nuestros problemas, los problemas vendrán a tí,"dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados Filippo Grandi en una rueda de prensa .

"Es doloroso que hayan tomado tanto tiempo para que la gente de los países ricos entiendan esto", dijo. "Necesitamos una acción, una acción política para detener los conflictos, que sería lo más importante para la prevención de los flujos de refugiados."

Un récord de 2 millones de nuevas solicitudes de asilo fueron presentadas en los países industrializados en 2015, según el informe. Casi 100.000 eran niños no acompañados o separados de sus familias, un aumento de tres veces más que en 2014, un récord histórico.

Alemania, donde uno de cada tres solicitantes era sirio, fue el mejor con 441,900 peticiones, seguido por Estados Unidos con 172.700, muchos de ellos huyen de las pandillas y la violencia relacionada con las drogas en México y América Central.

Las regiones en desarrollo todavía albergan el 86 por ciento de los refugiados del mundo, encabezados por Turquía con 2,5 millones de sirios, seguido de Pakistán y el Líbano, según el informe.

"Aumento de la xenofobia"

Los solicitantes de asilo que huyen de conflictos o persecuciones se enfrentan cada vez más con las barreras o el sentimiento anti-extranjero, dijo Grandi. "El aumento de la xenofobia, por desgracia, se está convirtiendo en una característica muy definitorio del medio ambiente en el que trabajamos.

"Las barreras están aumentando en todas partes - y no estoy hablando sólo de las barreras, sino estoy hablando de las barreras legislativas que surgen, incluso en los países en del mundo industrializado que han sido durante mucho tiempo bastiones de principios fundamentales en  defensa de los derechos relacionados con el asilo ".

Después que los países balcánicos cerraron las fronteras, Turquía y la Unión Europea (UE) llegaron a un acuerdo en marzo para frenar una afluencia que llevó a un millón de refugiados y migrantes a Europa en 2015.

"El hecho de que ese flujo se ha detenido no significa que el problema de desplazamiento ha terminado. Puede haber terminado para algunos países pero no significa que nunca más tendrán que tratar con él", dijo Grandi.

El progreso ha quedado rezagado a un esquema de redistribución de 160.000 solicitantes de asilo de Grecia e Italia a otros países de la UE para aliviar la presión sobre los dos países de primera línea. Sólo 2.406 personas han sido reubicadas, muestra las cifras de la UE.

A Grandi, se le preguntó acerca de la reubicación estancada, dijo: "No hay plan B para Europa, Europa seguirá recibiendo a las personas que buscan asilo.".

"Todo el mundo tiene que compartir la responsabilidad ahora", dijo.

Fuente: REUTERS - Traducido al español y distribuido gratuitamente