viernes, 11 de marzo de 2016

Sudán del Sur: ONU informa campaña de asesinato y violación


Los niños y las personas con discapacidad en el sur de Sudán han sido quemados vivos y la milicia progubernamental ha permitido que las mujeres sean violadas como forma de pago, dijo un nuevo informe de la ONU.

La investigación había acusado a todas las partes en la guerra civil del país por haber violado y asesinado a la población, pero dijo que el ejército y las fuerzas aliadas del gobierno eran más culpables de lo que describió como "una de las situaciones más terribles de los derechos humanos en el mundo".

"El informe contiene desgarradores relatos de civiles sospechosos de apoyar a la oposición, incluidos los niños y las personas con discapacidad, que son asesinados, quemados vivos, asfixiados en contenedores, disparados, colgado de los árboles o cortados en pedazos", dijo la oficina de derechos humanos de la ONU en un comunicado el viernes.

Más de 1.300 casos de violación se registraron en sólo uno de los estados del sur de Sudán, el estado de Unity, rico en petróleo, durante un período de cinco meses el año pasado, según un informe.

Una mujer dijo a los investigadores de la ONU que había sido desnudada, violadas por cinco soldados en frente de sus niños al borde de la carretera, y luego violada de nuevo por más hombres en los arbustos, mientras regresaba para buscar y encontrar a sus hijos desaparecidos.

"Fuentes fidedignas indican que grupos aliados al gobierno se les permite que violen a las mujeres en lugar de salarios, pero los grupos de oposición y las bandas criminales también se han aprovechado de las mujeres y las niñas", dijo la ONU.

La prevalencia de la violación "sugiere su uso en el conflicto y se ha convertido en una práctica aceptable por (gobierno) soldados del SPLA y milicias armados afiliadas", agregó.

El portavoz presidencial de Sudán del Sur, Ateny Wek Ateny, negó que las fuerzas gubernamentales y grupos aliados hayan cometido atrocidades.

"Como gobierno responsable tomamos todos los informes en serio, cuando el informe se trata de violaciónes de derechos humanos. Sin embargo, nuestras fuerzas están bajo el mando estricta de respetar los derechos humanos y para proteger a los civiles", dijo a Al Jazeera.

"Si hay individuos, soldados, que viene a violar los derechos humanos, entonces lo están haciendo a su propio riesgo, porque el gobierno no autoriza a nadie a matar civiles.

"Les decimos .. minimizar las bajas civiles cuando en realidad están obligados a luchar."

El informe de la ONU es el trabajo de un equipo de evaluación desplegados en el sur de Sudán entre octubre y enero.

El editor diplomático de Al Yazira James Bays, informando desde Ginebra, dijo que la oficina de derechos humanos de la ONU rara vez se ha publicado un informe "tan impactante y tan contundente", como el publicado el viernes en el sur de Sudán.

Añadió que el jefe de derechos humanos de la ONU Zeid Raad Al-Hussein describe Sudán del Sur como una crisis que había caído fuera del radar internacional.

Rupert Colville, portavoz del Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, dijo que el informe es probable que "sólo la punta del iceberg", ya que la mayoría de los combates se lleva a cabo en áreas remotas.

"Es un país muy difícil moverse; no hay caminos y es un área enorme y muchos pequeños pueblos que han sido afectadas", Colville dijo a Al Jazeera.

Añadió que los periodistas, activistas de la sociedad civil y los trabajadores de los derechos humanos tratan de exponer lo que está sucediendo en el país y han sufrido amenazas y en algunos casos han sido asesinados.

"Uno de los problemas clave es la total impunidad", dijo Colville. "En general usted tiene realmente un sistema disfuncional donde la gente con poder, las personas con armas de fuego, parecen ser capaces de hacer lo que quieren y saben que no van a recibir nada de regreso."

Sudán del Sur apareció en la escena de los conflictos en diciembre de 2013 después que el presidente Salva Kiir acusó a su ex diputado Riek Machar, que había despedido a principios de ese año, de planear un golpe de Estado.

Los enfrentamientos que siguieron provocaron una ciclo de homicidios de represalia que han dividido el país más nuevo del mundo, que ganó su independencia de Sudán en 2011, a lo largo de líneas étnicas.

Decenas de miles han muerto y más de 2,3 millones de desplazados.

Los hallazgos de la ONU llegaron por un grupo de derechos Amnistía Internacional que publicó un informe separado que detallaba la forma en que soldados del gobierno de Sudán del Sur mataron a más de 60 hombres y los niños en octubre pasado encerrándolos en un contenedor de transporte hasta que se asfixiaron.

Fuente: Al Jazeera y agencias. Traducido al español y distribuido gratuitamente