domingo, 20 de marzo de 2016

República Democrática del Congo extradita a ruandés buscado por genocidio de 1994


Kinshasa, República Democrática del Congo - Un ruandés que supuestamente ayudó a orquestar el genocidio de 1990 fue enviado de regreso a su país el domingo para ser juzgado por un tribunal de las Naciones Unidas.

Ladislas Ntaganzwa fue detenido en diciembre en el este de República Democrática del Congo, y ha sido acusado de ser responsable de la muerte de unas 20.000 personas. Una recompensa de $ 5 millones fue puesto por su cabeza.

La extradición fue un "paso alentador de la cooperación judicial regional para reducir la brecha de la impunidad", dijo José María Aranaz, director de la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU en la RDC.

"Esperamos ... que sus víctimas sean reivindicadas," Aranaz dijo a Al Jazeera.

Alrededor de 800.000 personas, en su mayoría tutsis y hutus moderados, fueron asesinados por milicias hutus itinerante durante un período de 100 días a partir de abril de 1994, según la ONU.

Ntaganzwa era uno de los nueve fugitivos buscados por presuntamente organizar el asesinato en masa.

Se firmó un acuerdo de extradición el domingo con el ministro de Justicia congoleño y el principal funcionario de la ONU para el Mecanismo de tribunales penales internacionales (MICT) en la capital, Kinshasa.

Ntaganzwa no se presentó a los periodistas que asistieron a la firma en la misión de la ONU cerca del aeropuerto, y se quedó en un vehículo que los esperaba para abordar un vuelo de regreso a Ruanda.

El ministro de Justicia de Ruanda Johnston Busingye dijo a Al Jazeera desde que Kinshasa ha iniciado la extradición fue "un paso en la dirección correcta", añadiendo que espera que "la justicia" prevalezca durante el juicio.

El MICT ha sustituido al Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR), con base en Arusha, Tanzania.

Ntaganzwa fue detenido en la provincia de Kivu del Norte Wartorn por el ejército congoleño, según las autoridades de la RDC y de la ONU.

Sin embargo, hablando en condición de anonimato, el ejército, la policía y las fuentes de la sociedad civil dijo a Al Jazeera que Ntaganzwa en realidad estaba detenido por miembros de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR).

Algunos líderes de este grupo armado con base en el este de la RDC también están acusados ​​de participar en el genocidio de Ruanda antes de huir del país ya que las tropas del actual presidente Paul Kagame puso fin a la matanza.

Poco después de la detención de Ntaganzwa en diciembre, el ministro congoleño Alexis Thambwe Mwamba dijo que no sería enviado de vuelta si no a Ruanda para "reciprocar" la devolución un ex líder rebelde congoleño que habían huido de allí.
Sin embargo, la RDC revocó la decisión después de una intensa presión internacional, incluyendo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de acuerdo con un alto funcionario congolés que también habló bajo condición de anonimato, ya que no estaba autorizado para dejar constancia.

"Lo enviamos de vuelta" porque estaba bajo una orden de detención internacional y RDC ha tenido que "cumplir con sus obligaciones", dijo Thambwe Mwamba a Al Jazeera.

En el futuro, "si arrestamos a alguien  que Ruanda quiera" y esa persona no está bajo una orden de captura internacional ", vamos a pedir reciprocidad, esto queda muy clara", añadió.

Fuente: AL JAZEERA. Traducido al español y distribuido gratuitamente