sábado, 6 de febrero de 2016

Miles de sirios desafiaron el frío gélido en la frontera de Turquía. Siria advierte a Riad y Ankara



Beirut (AFP) - Miles de sirios desafiaron el frío gélido en la frontera de Turquía el sábado después de huir de un asalto del régimen de Riad que amenaza con una nueva catástrofe humanitaria, mientras Damasco advierte a Riad y Ankara de no enviar tropas.
El gobierno ha dicho que los soldados extranjeros no invitados que entren en Siria irían a casa "en un ataúd de madera", tras los informes de que Arabia Saudita y Turquía que apoyan a las fuerzas rebeldes, podrían desplegar tropas.

Decenas de miles de personas han huido de la lucha feroz que las fuerzas gubernamentales apoyadas por los ataques aéreos rusos avanzaron esta semana contra los rebeldes, cortando la ruta de alimentación principal de la oposición en la metrópoli del norte de Alepo.

Oncupinar paso fronterizo de Turquía, que se enfrenta a Bab al-Salama dentro de Siria, permaneció cerrado el sábado, dijo un corresponsal de la AFP.

Las Naciones Unidas dijo que unas 20.000 personas se habían reunido en Bab al-Salama, pero el gobernador de la provincia fronteriza de Kilis Turquía, Suleyman Tapsiz, dijo que por lo menos 70.000 personas pueden dirigirse a la frontera.

Tapsiz dijo que los desplazados estaban siendo alojados en ocho campamentos en el lado sirio y que Turquía, donde ya viven entre 2 a 2,5 millón de sirios, también es capaz de cuidar de 30 a 35,000 refugiados dentro de Siria.

El canciller turco Mevlut Cavusoglu dijo que su país mantendría su "política de fronteras abiertas" para los refugiados sirios.

"Todavía mantenemos esta política de fronteras abiertas para estas personas que huyen de la agresión, del régimen, así como los ataques aéreos de Rusia", dijo.

"Hemos recibido ya 5.000 de ellos; otros 50.000 a 55.000 están en camino y no podemos dejarlos allí."

Según el Observatorio Sirio con sede en Gran Bretaña para los Derechos Humanos, alrededor de 40.000 civiles sirios han huido de la ofensiva del régimen.

435 muertos 

"Miles de personas han estado durmiendo a la intemperie, en los campos y en las carreteras", en la frontera y en la ciudad siria cercana de Azaz, dijo Mamun al-Khatib, director de la agencia de noticias Prensa Shahba basada en Alepo pro-rebelde.

"Y debido a que la principal ruta de abastecimiento rebelde entre Alepo y Turquía ha sido cortado, el precio del petróleo, alimentos y leche infantil se han disparado en el norte de la provincia de Alepo", agregó.

El Observatorio dijo que 435 personas han muerto desde que comenzó la ofensiva régimen el lunes, incluyendo 71 civiles, la mayoría de los cuales habían muerto en ataques aéreos rusos.

También fueron matados 124 las fuerzas del régimen, 90 yihadistas de Siria afiliado de Al Qaeda Al-Nusra delantero y otros 150 rebeldes, dijo.

Riad el jueves dijo que "contribuyen positivamente" si la coalición liderada por Estados Unidos contra el Estado islámico (ES) grupo yihadista en Siria decide sobre la acción del suelo.

Rusia, aliado clave del gobierno de Damasco, acusó a Turquía de "preparativos para una invasión armada" de Siria, una afirmación que Ankara desestimó.

Ministro de Asuntos Exteriores de Siria, Walid Muallem, emitió una dura advertencia contra cualquier medida de este tipo.

"Cualquier intervención de tierra en territorio sirio sin autorización del gobierno equivaldría a una agresión que debe ser resistido", dijo.

"Que nadie piense que pueden atacar a Siria o violar su soberanía porque se lo aseguro a cualquier agresor volverá a su país en un ataúd de madera, ya sean sauditas o turcos", agregó.

Muallem también advirtió que la lucha sólo podía terminar "Si, Al-Nusra y (otros) grupos vinculados a Al-Qaeda son derrotados".

Advertencia de Irán

El jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, otro aliado clave del régimen sirio, dijo burlonamente que Arabia Saudita no se atrevería a enviar sus fuerzas terrestres.

"No creo que se atreverían a hacer eso ... Si lo hacen, se van a infligir un golpe de gracia a sí mismos", dijo el mayor general Ali Jafari.

Turquía en el pasado se enfrentó a una afluencia tal en 2014, cuando 200.000 refugiados huyeron de la ciudad kurda siria de Kobane durante tres días tras la arremetida de IS y combatientes kurdos lucharon para controlarlo.

Camiones fueron vistos el viernes con los elementos portadores de tienda de campaña al campo de refugiados cerca de la puerta de la frontera en el lado turco, y al menos cuatro más fueron vistos regresar a Turquía después de la entrega de alimentos en Siria.

Un portavoz de la Cruz Roja dijo a AFP que se están realizando esfuerzos para entregar la ayuda hasta el norte de Alepo, pero advirtió que "el acceso es difícil".

la ciudad de Alepo, fue el centro neurálgico económico de Siria, se ha dividido entre el control de la oposición en el control de este y el régimen en Occidente desde mediados de 2012.

Fuente: AFP